En una nota publicada recientemente por diario Clarín, la periodista Roxana Badaloni, corresponsal de ese periódico en nuestra región, destaca a Yoga por los Caminos del Vino entre las ofertas del Turismo del Vino en Mendoza.

En la publicación se informa que las bodegas de Mendoza están repletas de visitantes locales y que se venden reservas por adelantado. “Restaurantes, catas y alojamiento en bodegas funcionan a pleno con turismo interno, en medio de la pandemia del coronavirus”, afirma contundente esta frase, debajo del título.

“La experiencia, que estaba pensada para el turista extranjero y con valores en dólares, ahora pueden descubrirla los visitantes del turismo interno, en la primera etapa de apertura del distanciamiento social por coronavirus”, informa Clarín, al tiempo que suma la opinión de operadores del sector turístico, responsables de cámaras hoteleras, gastronómicas y representantes del transporte aéreo, entre otros.

Y sobre el final, habla de nosotros:

También en agosto volvió a las bodegas de la provincia de Mendoza, el programa “Yoga por los Caminos del Vino”. El proyecto readaptó su programa original -se caracterizaba por tener mucho público y brindis compartido- y ahora ofrece clases y propuestas gastronómicas que siguen los protocolos acordes a la emergencia sanitaria. 

Nos sentimos honrados y agradecemos esta oportunidad de reflejar nuestro trabajo en un medio con alcance nacional. Esperamos ansiosos que la situación sanitaria mundial mejore a fin de volver a recibir viajeros y lograr expandir esta experiencia a las mentes, cuerpos y corazones de otros seres del mundo que visiten esta tierra.

Podés leer la nota completa acá.

¿Cumplís años? En época de distanciamiento social y restricciones para reunirnos en casa, te acercamos la oportunidad de celebrar tu cumpleaños en una bodega. Cuidándote y cuidándonos. Los espacios gastronómicos que ofrecen sus restaurantes cumplen estrictos protocolos de seguridad ante la pandemia, por lo tanto, podés sentirte tranquilo. A esto le sumamos los jardines y viñedos como escenario encantador para iniciar tu celebración, en pleno contacto con la naturaleza.

La vivencia comienza con una bienvenida. La clase de yoga, con música relajante, ejercicios de respiración y meditación para calmar tu mente; posturas para movilizar, fortalecer y flexibilizar el cuerpo, y un entorno magnífico para elevar tu espíritu y colmarte de prana, de energía vital.

Sos una creación única, magnífica. Permitite un momento para reflexionar sobre tu año. Un nuevo aniversario del día en que nacimos nos recuerda que nuestro camino es único y pone en valor nuestra experiencia, todo lo aprendido.

Regalate una experiencia original y saludable junto a amig@s, en familia o con tu pareja.

¡La clase de yoga para quien cumple va de regalo!

Contactanos en info@yogaporloscaminosdelvino.com.ar

Desde fines de julio y todos los miércoles, jueves, viernes y sábados de julio y agosto regresamos con las experiencias Yoga por los Caminos del Vino, adaptando nuestras clases, espacios y propuestas a las disposiciones vigentes por la pandemia de Covid-19.

Mucho tiempo pasó desde nuestro último encuentro presencial en una bodega. Fueron tiempos difíciles y plenos de incertidumbre, en los que nos metimos para adentro, nos cuidamos, nos preparamos para el día en que pudiéramos dejar atrás el confinamiento, los encuentros virtuales y regresar a estos escenarios naturales.

A pesar de la distancia, continuamos creando experiencias que brindamos a través de Zoom, como nuestra Gift Card Yoga Rosé (aún vigente) y nuestra propuesta transmitida por Facebook Live y Youtube para el Día Internacional del Yoga, con seis maestros que ofrecieron su arte y conocimientos desde el bello paisaje del wine lodge & spa Entre Cielos.

Ahora, cuando por fin comenzamos con nuestras clases, añoramos con ansias y expectativas darte la bienvenida, ubicar nuestro mat, cerrar los ojos y conectar con nuestra respiración, recitar un mantra, practicar las asanas y elevar nuestro espíritu.

Hemos planificado la manera de volver a disfrutar con absoluta conciencia y responsabilidad. Hemos reflexionado sobre las formas de reunirnos y practicar para que todos nos sintamos a salvo y protegidos.

El momento ha llegado y Yoga por los Caminos del Vino te espera en los espacios más bellos de Mendoza para disfrutar de clases al aire libre durante los mediodías y siestas del invierno mendocino. Si el tiempo no nos acompaña, siempre habrá un recinto cerrado adecuado, cálido y preparado, esperándonos.

Nuestro producto readaptó su formato original de eventos con numeroso público y brindis compartido, para ofrecer ahora, clases y propuestas gastronómicas de acuerdo a las disposiciones vigentes en el marco de la emergencia sanitaria. Se establece así como una nueva experiencia enoturística en forma regular y permanente, asociada a diversas bodegas locales.

Esta es nuestra propuesta:

Tardes de Yoga + té:

Miércoles 16 horas – Bodega Trez Wines
Jueves 15 horas – Club Tapiz
Sábados 16 horas – Bodega Santa Julia

Mediodías de Yoga + brunch:

Viernes 11 horas – Bodega Bressia
Sábados 11 horas – Bodega Terrazas de los Andes


Deseamos que te cuides y te alentamos a considerar las siguientes precauciones y disposiciones que tenemos para hacer seguros nuestros encuentros:

  • La capacidad por clase será de 10 personas máximo.
  • Cada practicante deberá asistir con su propio mat o colchoneta de yoga; su propia mantita para abrigarse durante la relajación y su propia botellita de agua.
  • Previamente se le solicitará que complete el formulario con la declaración jurada de salud.
  • Cada asistente a la clase respetará el día permitido para circular según la finalización de su documento. No obstante, en caso de que asistan más de dos personas juntas, al menos una de ellas deberá cumplir con esta disposición.

Te esperamos!

Las consultas y reservas pueden hacerse al mail: info@yogaporloscaminosdelvino.com.ar

En tiempos de confinamiento Yoga por los Caminos del Vino pone a disposición de sus seguidores la posibilidad de generar un momento original para regalar o regalarse a través de una gift card que incluye una clase de yoga y una botella de vino o espumante.

Queremos que en estos días las personas tengan tiempo de generar espacios de conexión y meditación, por eso proponemos un producto que llega a los hogares con una clase de yoga para relajar la mente, activar el cuerpo y colmarse de energía; al finalizar la clase, deseamos que los practicantes descorchen un vino y eleven su intención al ritmo de un brindis.

Ahora que las bodegas ya han abierto sus puertas nuevamente al turismo, la iniciativa continúa promoviendo experiencias positivas que ayuden a disminuir tensiones y el consumo responsable del vino. La experiencia puede ser presencial (en la bodega) aunque también se puede tomar en casa: sólo se requiere contar con un espacio cálido y tranquilo y posibilidades de conexión para realizar la práctica.

En tiempos de gran incertidumbre es primordial buscar el bienestar y hoy más que nunca, la experiencia sensorial es lo que cuenta. Este es un regalo para hacernos a nosotros mismos o tener un gesto con un ser querido que cumple años o celebra una fecha especial. La vivencia concluye del modo más feliz: con un brindis.

Las bodegas amigas de Yoga por los Caminos del Vino ponen a disposición muy buenos ejemplares para acompañar este regalo. En esta oportunidad, el producto es el espumante Sylvestra La Vie en Rosé, de Bressia Casa de Vinos, un brut nature 100% Pinot Noir, elaborado bajo el método champenoise, de color salmón y reflejos luminosos; un exponente singular, elegante y muy equilibrado.

La iniciativa tiene incluye una clase de yoga de una hora de duración y el ejemplar de vino que se entrega en el domicilio. El envío de la botella es sin cargo a Ciudad, Luján y Godoy Cruz. Consultar por otras zonas.

¿Cómo se adquiere la gift card? Escribinos y coordinamos: info@yogaporloscaminosdelvino.com.ar

Yoga por los Caminos del Vino presentó una nueva edición luna llena, esta vez en Vendimia, y propuso una manera exclusiva y original de conectar con la energía de la luna en su máximo esplendor, acompañando la fiesta mayor de los mendocinos. La cita fue en el atardecer del pasado 9 de marzo en bodega A16, ubicada en Luján de Cuyo. Hubo sonidos de guitarra, odas a la luna interpretadas en portugués y la vibración de cuencos tibetanos.

El espacio elegido para la clase de yoga, rodeado por los cuatro elementos de la naturaleza (tierra, agua, fuego y aire) está colmado de arte y misticismo. La Piedra, plaza escultórica circular de los soldados custodios del Zodíaco -obra del gran artista mendocino Alfredo Ceverino-, fue el escenario de este gran momento de conexión interior y con el Universo.

Mediante una secuencia fluida e integral, para una práctica segura y equilibrada en un ambiente mágico, la clase estuvo dirigida por la profesora Claudina Teruel, a cargo de Casa de Yoga y Meditación y cofundadora de la Escuela de Yoga Completo, Moksha.

Normalmente, los días anteriores a la luna llena provocan en el cuerpo un incremento de fluidos, un gran movimiento interno. Los ejercicios y la meditación aprovechan la poderosa energía de la luna llena, restauran el organismo e incrementan la conciencia corporal interna.

La experiencia apuntó principalmente a los turistas que visitan Mendoza en época de Vendimia; practicantes principiantes y avanzados de yoga, y también a quienes por primera vez se acercaron a esta disciplina. Fue una clase de yoga para disminuir tensiones, aliviar la mente y sumar bienestar, seguida de un cóctel en los jardines del restaurante de A16, con música, confortables livings, ambiente relajado y los más ricos vinos que acompañaron un delicioso menú after yoga.

En un marco súper distendido, se sintió el choque de copas bajo la luz de la luna llena, y muchas sonrisas de participantes bien relajados y colmados de buena vibra.

El pasado 14 de febrero en los jardines de bodega Chandon, Luján de Cuyo, Yoga por los Caminos del Vino dio inicio a su agenda anual con una propuesta muy original para celebrar de a dos. Se trató de una clase de yoga al atardecer, en un ambiente natural extraordinario.

La experiencia apuestó al bienestar y el disfrute de cada pareja, rodeada por el glamoroso paisaje vitivinícola que ofrece uno de los establecimientos más destacados de Mendoza, con una invitación al encuentro, los sonidos de cuencos y gong; y la gastronomía (picada gourmet) acompañada por Chandon Apéritif, el espumoso bitter infusionado con naranjas amargas y macerados de especias de Madagascar, India, Brasil y Centroamérica, de gran expresión aromática, sensorial y degustativa.

El yoga en pareja ayuda a relajarse, reconectarse y refuerza la relación emocional, física y espiritualmente. La ocasión permitió a los asistentes aprovechar los beneficios regulares de la práctica y les sumó la posibilidad de compartir, potenciar la creatividad, profundizar la confianza, la afinidad, el conocimiento mutuo y la comunicación, respectivamente.

Con sonidos sutiles y una recepción de violín para comenzar a elevar el espíritu a cargo del músico Miguel Cotignola, la velada toda fue una particular y creativa forma de celebrar el amor, en pareja o entre amigos.

La propuesta gastronómica incluyó variedad de quesos y fiambres; empanadas; frutos secos, panes de masa madre y foccacia, además de un exquisito postre con crema, fresas y chocolate.

Firmas y profesionales locales intervinieron en esta actividad: Tea & Company con ice tea para la recepción; Bianco & Nero y Pastelería Virgen del Valle con delicias dulces; y las profesoras de Yoga completo y sonido Claudina Teruel y Ágata Cordero, guiando la clase en dupla.

Los amplios jardines de la bodega estuvieron inundados de amor, romanticismo, mimos y alegría. Y champán, mucho champán…

El circuito itinerante Yoga por los Caminos del Vino finalizó su ciclo primavera 2019 con una masterclass de Superioga brindada por el profesor brasileño Paulo Junqueira. Un centenar de personas disfrutaron de la experiencia que lleva 32 clases dictadas en diversas bodegas y parajes naturales de Mendoza, a un año y dos meses de su creación. Asanas dinámicas, meditación y relajación, seguidas de un brindis con un snack saludable, fueron parte de esta original propuesta enoturística que une el universo del yoga y el vino.

Yoga por los Caminos del Vino, este año brindó clases en bodegas de Maipú, Luján, Tunuyán y Tupungato. Los establecimientos involucrados fueron: Alpasión Lodge; Bressia; Casa Vigil; Casa Conalbi Grinberg; Santa Julia, La Jacintana; Andeluna; A16 y Chandon. Público que practica la disciplina normalmente, profesores de yoga, deportistas, wine lovers y personas que se acercaron a vivir la experiencia por primera vez, constituyen el grupo de personas que asiste cada sábado a “elevar el espíritu”.

Para 2020, Yoga por los Caminos del Vino ampliará las vivencias a otras regiones vitivinícolas y extenderá la oferta de propuestas a retiros de yoga. La actividad está avalada por Bodegas de Argentina, el programa Wine in Moderation, Fondo Vitivinícola, Gobierno de Mendoza y Alianza Mendocina de Yoga. Parte de lo recaudado con esta actividad se dona a FundaFem, entidad que trabaja en la concientización para la prevención del cáncer gineco mamario.

La última clase del año.

Invitado por la organización y con el apoyo de bodegas Chandon, Chacras Park y Park Hyatt Mendoza, Paulo Junqueira destacó que Superioga es un método creado por él, que busca el fortalecimiento físico y mental de las personas, algo fundamental para sobrevivir en este mundo. Con asanas fáciles, pero intensamente aplicadas, los participantes siguieron entusiasmados sus instrucciones durante la clase en los jardines de la bodega, y con renovada energía, finalizaron el encuentro con un merecido y festejado brindis.